tarragon-208849_1280
31 MARZO, 2016

Amor evasivo: Escapar del compromiso

Miedo que llega a convertirse en pánico, así es la respuesta de muchos de nosotros al amor. Y es que, involucrarse resulta cada vez más riesgoso producto de la desconfianza imperante y el recuerdo – demasiado latente – de heridas antiguas.

Generalmente sobredimensionadas pero muy reales, son estas conductas que hablan sobre nuestra poca capacidad de responder al amor, imaginándolo como un monstruo que puede dañarnos y quitarnos la seguridad en el día a día. Es aquí donde la realidad se distorsiona y, algo maravilloso y para nada amenazante, se convierte en un feroz enemigo del que tenemos que escapar a como dé lugar.

¿Por qué pasa?

Porque no confío, porque el daño que me hicieron alguna vez fue tan grande – y tan poco trabajado en mi interior – que no se sanó, tan solo dejó de sangrar y cualquier recuerdo vuelve a abrir la herida. Esto, además por una nula autocrítica y la tendencia a victimizar nuestros fracasos echándole la culpa a todo lo externo.

Es tal el nivel de miedo que, en muchas ocasiones esto se transforma en apatía, con muros especialmente gruesos y fuertes, donde si la persona no abre su corazón y se dispone a botarlos, nada ni nadie podrán pasar de vuelta

Esto, generalmente suele venir tras traumas grandes, ausencias paternas profundas en la niñez o a una vida especialmente difícil en que han debido cuidarse solos.

Qué hacer

Reconocer que nuestro actuar no es normal es la clave y luego buscar apoyo para sanar, urgente. No se trata de largas horas de psicoanálisis, sino de buscar bien – con el apoyo que el paciente prefiera – cuáles son las razones por las que siento lo que estoy sintiendo y por qué actúo de tal o cual forma. De este modo, el trabajo personal se hará más expedito y podremos derribar estos muros construidos en base solamente a ideas. Mal que mal, para todos el amor debería ser una experiencia maravillosa de autoconocimiento y no un “talón de Aquiles” que nos puede llegar a matar.

¿Te gustó este post? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest