two-631357_1280
24 MARZO, 2016

“El estado del alma es lo que determina la salud”

Entonces el cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro. “Para ver mi alma miro mi cuerpo y veo lo que hay en mi alma. Entonces no sirve de nada tratar solo al cuerpo. Hay que mirar el alma. ¿Qué es lo que no funciona en el alma, cuál es la enfermedad del alma?

Ghislaine Lanctôt, es médico de profesión y “La Mafia Médica” el título del libro que le costó su expulsión del colegio de médicos y la retirada de su licencia para ejercer medicina tras atacar duramente el uso de las vacunas y el resto de los procedimientos médicos, por paliar enfermedades sin sanarlas definitivamente.
Pero no es, sino su particular manera de definir conceptos como enfermedad, salud y sanación, la que le ha valido la fama a nivel mundial. En este sentido, la profesional destaca la existencia de Las Medicinas Alternativas y Complementarias como procesos que producen un bienestar más interesante que el que proporciona la medicina convencional, porque está orientado al equilibrio integral del paciente, en vez de apalear los síntomas.
Según explica, al tomar conciencia que el problema está en el alma, resulta fundamental afrontarlo para que desaparezca. “Por ejemplo. Mi trabajo ya no me conviene tengo náuseas por la mañana cuando pienso que tengo que ir a trabajar, entonces empieza a dolerme la espalda, las rodillas, la tripa… Puedo ir a ver a alguien que practique la medicina suave, va a ayudar a mi cuerpo, puedo tener tratamientos de técnicas energéticas que ayuden a mi cuerpo emocional y mental; pero hasta que no solucione lo que pasa con mi trabajo voy a seguir enfermando porque mi alma me dice «sal de aquí» explica en un medio de comunicación digital, agregando que durante el proceso, el alma entrega un mensaje cada vez más fuerte. “Y cuando no lo entiendes, ‘te lanza un ladrillo a la cabeza’ Un accidente de coche, un divorcio, alguien que muere en la familia, una enfermedad, perder el trabajo. Algo fuerte para que tú reacciones”.
Si yo identifico el conflicto y lo soluciono, la enfermedad se va
Ghislaine manifiesta un fuerte compromiso con los principios de la Medicina Alternativa y Complementaria, enfatizando en la necesidad de identificar el conflicto raíz de la enfermedad con el fin de solucionarlo, en miras a que la enfermedad se vaya. “Si me preguntan en este momento qué es la salud. Yo puedo responder que el cuerpo sólo manifiesta el estado del alma. Cuando mi cuerpo está enfermo es porque mi alma enferma”, puntualiza.
Entonces el cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro. “Para ver mi alma miro mi cuerpo y veo lo que hay en mi alma. Entonces no sirve de nada tratar solo al cuerpo. Hay que mirar el alma. ¿Qué es lo que no funciona en el alma, cuál es la enfermedad del alma? Es la guerra. Porque mi alma me dice internamente que haga algo y mi ego me dice que haga lo contrario, entonces hay una guerra interna”, enfatiza.
En este contexto, la profesional menciona el estrés como una guerra interior que, cuando cesa, permite que el cuerpo se logre alinear sobre el equilibrio. “Primero hay que ver el alma, después el cuerpo mental, posteriormente el cuerpo emocional y después el cuerpo físico”, recalca, añadiendo que lo solemos hacer al revés. “En este contexto, damos prioridad al tener sobre el ser. Ese es el desorden, priorizar el cuerpo en vez del alma. Hay que darle prioridad al alma, en lugar de otorgársela al cuerpo, eso genera orden, paz y salud”, puntualiza.
Yo: Creador de mis enfermedades
“No hay microbio exterior que haga enfermar” explica la escritora. “Soy yo la creadora de mis enfermedades. Y ésta es la verdadera enfermedad del alma, el no saber que soy yo quién la está creando”.
Al no pensarnos como responsables de nuestros trastornos físicos, la gente tiende a imaginarse creadores externos como microbios, tumores etc. “Por ejemplo un simple catarro: Hace frío, me cojo un catarro, pero puedes tener un catarro en verano. Es un sinsentido, no tiene nada que ver con el frío”.
Entendiendo esta premisa, nuestra sanación requiere de una decisión consciente, en la que demos rienda suelta a nuestra alma, dejando de oír lo que dice el ego. “Un ejemplo: Mi alma dice ‘Deja este trabajo, ya no resuena contigo, deja de hacer eso’ Pero el ego dirá ‘No. ¿Estás loca? Tienes que pagar el alquiler, sostener la familia, ser buena madre etc.”.
En este sentido pone atención en la existencia de una mayor cantidad de divorcios durante las dos últimas décadas. “La conciencia se eleva y la gente hace más caso a sus sentimientos. El divorcio y dejar un trabajo no son buenas opciones para la seguridad del haber. Hay cada vez más personas que dejan carreras brillantes, porque ya no le encuentran sentido a lo que hacen. Es algo normal”.

¿Te gustó este post? ¡Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest